Publicado el Deja un comentario

La Tolerancia al Riesgo

Todas las inversiones tienen riesgo. Algunas, tienen mucho y otras poco. El riesgo de una inversión normalmente está relacionado con el retorno sobre la misma. Esto quiere decir, que si una inversión es muy riesgosa su posible retorno también debe serlo. De igual manera, si una inversión tiene poco riesgo, su retorno tiende a ser bajo. Existen veces que esta realidad no se cumple, por ejemplo hay ocaciones en las que una inversión da muy buenos retornos y que es relativamente segura. También hay ocaciones en la que el retorno proyectado es bajo y el riego es alto.

En esta entrada nos enfocaremos en la tolerancia al riesgo de los inversionistas. Cuando una persona tiene una gran tolerancia al riesgo, está puede hacer inversiones muy riesgosas y no sentirse incómodo. Estas personas normalmente no venden sus inversiones cuando su valor baja de precio. Por ejemplo estos inversionistas se sienten cómodos manteniendo sus inversiones cuando una acción de la bolsa cae de valor.

Si quieres alcanzar aún más el éxito financiero, mira nuestros servicio de sesiones privadas. Te colaboraré a que tengas el dinero necesario para la vida que quieres. Presiona acá para más info

Cuando una persona tiene baja tolerancia al riesgo, está solo debe invertir en inversiones que tienen muy poco riesgo. Estas personas sufren mucho por las fluctuaciones que puede tener el valor de una inversión. Una persona con baja tolerancia al riesgo no debe invertir en inversiones que tengan alta fluctuación. Las inversiones más recomendables para este grupo son las inversiones en bienes raíces, acciones de empresas maduras, cuentas de término fijo, entre otras.

El problema más grande de tener un nivel muy alto de tolerancia al riesgo es: que puede realmente perder mucho dinero en una inversión que nunca se recupera. Por ejemplo, si invierte en una acción de una empresa en la bolsa y está baja de valor, su alta tolerancia al riesgo acepta esta pérdida como una situación que se va a recuperar y toma la decisión de no venderla, sin embargo, existen veces que nunca se recupera y esto lleva a que pierda todo su dinero, algo que una persona con baja tolerancia al riesgo hubiera hecho muy diferente, estos la hubieran vendido.

El problema de tener una baja tolerancia al riesgo, es que los inversionistas con esta características pierden muchas oportunidades.

En conclusión, lo mejor que se puede tener es una tolerancia al riesgo optima. Esta se consigue aprendiendo de finanzas y mejorando la inteligencia emocional.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.